7 malos hábitos que debes cambiar cuando hablas con otras personas

Bla bla
Todos somos diferentes, y bajo esta premisa podemos decir que todos nos diferenciamos al hablar: la forma en que articulamos, las muletillas que decimos, e incluso ciertos errores que hemos arrastrado desde la infancia y aun no se corrigen. Pero teniendo en cuenta los estándares normales, existen ciertos hábitos que definitivamente pueden desagradar a cualquiera.

¿Te imaginas estar en una entrevista de trabajo y que esos malos hábitos te cuesten la posibilidad de optar por esa vacante?

Y en muchas ocasiones los malos hábitos al hablar pueden ser causa de rechazo, desagrado, malentendidos, etc. Así que mejor corregir antes de lamentar, ¿cierto?

Ciertamente estos malos hábitos se hacen difíciles de eliminar, y más cuando los tenemos como “normales” en nuestras vidas, pero la idea es ir atenuándolos paulatinamente y darnos cuenta del impacto positivo que puede tener.

Recuerda que un hábito es una acción que se ejecuta mecánicamente, sin pensar. En situaciones sociales donde estamos un poco nerviosos,  podría “dispararse” por sí solo. Y eso no nos conviene.


Descubre tus malos hábitos

¿Alguna vez has conducido en tu auto por una ruta conocida, cuando de repente llegas a tu destino y ni te diste cuenta cómo? ¡Interesante!

Estabas conduciendo pero tu cerebro no estaba procesando lo que hacías. ¿Por qué? Porque tu cerebro estaba enfocado en otra cosa y el camino a tu destino surgió naturalmente porque ya lo conocías.

Esto es lo que pasa cuando hablas. Tenemos algo que hacemos porque surge de forma natural y ni siquiera nos damos cuenta de que lo hacemos. Estamos tan concentrados en lo que estamos diciendo que nuestro cerebro no se enfoca en los malos hábitos naturales.

Necesitamos ayuda para descubrir los malos hábitos.

Hay dos formas de lograrlo. La primera: pídele a alguien que te mira cuando hables y mire cuales son los malos hábitos que tienes. Y la segunda, es que te grabes tú mismo y lo mires.

Una de las mejores formas de mejorar como comunicador es viéndote a ti mismo. De esta forma, tienes la oportunidad de corregir y crecer.

Comencemos.

1. Carencia de contacto visual. Desde personas ordinarias hasta veteranas (oradores), cometen el error de no mantener un contacto visual significativo y sostenido con los escuchas. Inconscientemente, sus ojos van de un lado a otro, en lugar de ver directamente a los ojos de la persona con la que hablan, estos realizan una inspección del entorno. Una falta de contacto ocular implica una lista de ofensas: insinceridad, desinterés, indiferencia, inseguridad, arrogancia, e incluso te hace ver como una persona sospechosa.

Para conectar visualmente, es importante mantener el contacto ocular con la persona que te escucha, de forma natural y no como un robot. Una comunicación visual efectiva es una de las habilidades no-verbales más importantes de un hablante.

2. Carencia de pausas. Muchos hablantes se apresuran al hablar, como si alguien le pusiera una pistola en la cabeza para que lo hagan más rápido. Cuando quieren hacer un énfasis, no lo hacen de la mejor manera porque se pierde el control a querer disminuir la velocidad. Muchas veces las causas son ansiedad, adrenalina, o que simplemente la persona habla rápido. Independientemente de la razón, existen tres momentos en los que definitivamente debes realizar una pausa: antes y después de decir algo muy importante; antes y después de una transición entre un punto clave y otro; y cuando empiezas y terminas de hablar.

Cuando usas el silencio de forma consciente como un arma retórica, te verás como una persona más segura, tu mensaje será más impactante, y el oyente recordará más de lo que dices.

3. Las palabras de relleno. Quizás tú… ummm … dices mucho … ehhh … y demás expresiones de forma abusiva en tu mensaje. Quizás tengas el mejor sermón del mundo, pero abusar de estas expresiones o palabras te hacen ver como que no tienes idea de lo que hablas. Pierdes credibilidad.

Compara estos dos ejemplos:

Jesús es, umm, como, el único camino al cielo. Así que, ehhh, arrepiéntete.

Jesús es el único camino al cielo. Así que arrepiéntete.

¿Ves la diferencia? Las palabras o expresiones de relleno impactan negativamente sobre tu credibilidad. Te roban tu seguridad y convicción.

4. Movimientos que distraen. Quizás tienes algo gracioso que haces con tus manos el cual distrae o es innecesario. Movimientos y gestos repetitivos que no conectan con lo que dices muestran lo nervioso que estas, pero incluso peor, son muy distractivos.

5. Reírse por todo. Esto puede tomar algunas formas diferentes, pero de cualquier forma se hace molesto cuando ocurre de forma exagerada. En esos momentos las personas que te escuchan piensan: “¿Qué es tan gracioso?”. A menudo estas “risas” son gestos de protección que se originan cuando una persona tiene nervios de comunicar un mensaje. La clave es aprender a tomar un respiro al hablar, y usar tus manos (sin caer en el punto 4).

6. Terminar las frases en tono de interrogación. Este hábito no cuenta si así es como se habla en tu comunidad o ese es tu acento. Pero, si no es el caso, también es uno de esos que resta seguridad a tu mensaje.

En lugar de afirmar con firmeza un mensaje que quieres dejar en claro, más bien parece que lo estas dudando o necesitas aprobación de ello. Piensa, por ejemplo, en una reunión de trabajo donde quieras explicar tus ideas. Ahí te conviene hacerte ver como una persona segura y convincente.

7. Interrumpir o adivinar el mensaje del interlocutor. Transmite falta de paciencia. A menos que estén en ese momento donde pareciera que sus mentas han conectado y pareciera que esa persona habla desde tu mente, no es un hábito que agrade.

Intenta darle a la persona el tiempo prudente para que transmita su mensaje. Escucha, sé paciente.

........................................................................................................................................................................................................................................................

Este Post es una colaboración de Edith Gómez

blog comments powered by Disqus
13 jul

Retiro de Verano El Hombre Salvaje – MÁLAGA

Facebook evento malaga

Comienza en 16 días

El Colmenar, España

Lista de correos

Suscríbete al blog

Feed icon 28x28 Rss

© 2013 - 2017 Ifeel maps. Tu guía saludable.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.