El arte de la meditación

Meditacion1
La meditación es llevarnos a un estado de paz para centrarnos en el “Aquí y ahora”. Es estar atentos y ser plenamente conscientes de nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, de nuestro entorno y de las sensaciones de nuestro cuerpo. Es acallar los ruidos externos, para enfocarnos sólo en nosotros mismos.

A medida que la práctica de la meditación se va convirtiendo en un hábito, se activa el área prefrontal izquierda del cerebro, que es la base de las emociones positivas como “el entusiasmo, la felicidad, la alegría…”. Con lo cual se ha demostrado que meditar reduce la hipertensión arterial, el estress y mejora el sistema inmunológico, entre muchos más beneficios.

El arte de la Meditación
El arte de la meditación ha de abordarse con delicadeza si queremos que el resultado pretendido constituya una experiencia positiva. Dado que nuestros pensamientos conforman nuestra realidad de maneras que demasiado a menudo damos por sentado, la eficacia de nuestras sesiones de meditación depende en gran medida del estado en que se encuentre nuestra mente. Por lo tanto, es de vital importancia prestar atención a nuestras actitudes ante la meditación y la forma en que meditamos.

Deja las expectativas a un lado
Toma conciencia y no permitas que tu mente interfiera. No tengas expectativas respecto a los resultados que esperas de la meditación. No pretendas convertirte en un yogui plenamente liberado o adquirir una profunda revelación después de una sesión. Simplemente déjate llevar. No ha de existir esfuerzo alguno por tu parte, sino que la meditación ha de ser tu guía… Permite que tu inconsciente, tu ser interior, tu yo superior, tome el control de tu conciencia. Un estado contemplativo no alberga lugar para tus percepciones, predisposiciones, creencias o ideas sobre cualquier aspecto de la realidad. De lo contrario, solo conseguirás crear obstáculos que te impedirán vaciar tu mente.

No fuerces la experiencia
No sientas la necesidad de que has de esforzarte en alcanzar un estado meditativo. Intenta no preocuparte, si te resulta complicado dejar a un lado los pensamientos que revolotean por tu mente. La meditación no es una experiencia agresiva… todo lo contrario. Mantén la calma y la relajación durante tus sesiones y recuerda que la energía fluye allá donde se dirige la atención.

No tengas prisa
La meditación es diferente al resto de actividades que realizamos en nuestro día a día. Cuanto más quieras acelerar la sesión, peores serán los resultados. Nuestras ondas cerebrales han de ralentizarse, pasando del estado de hiper-alerta beta al estado de relajación alfa o incluso al estado de calma theta. Así que no intentes acelerarlo…tómate tu tiempo. Al fin y al cabo, el tiempo es un concepto que no tiene cabida en la meditación. Acomódate y lleva tu conciencia hacia un lugar en el que el tiempo no existe. Cualquier cosa que sea realmente productiva no se consigue en un instante, sino que se requiere más tiempo para que florezca y se convierta en algo bello.



No te identifiques con lo que suceda
Deja a un lado tus sentimientos de apego, ya que no tienen cabida en las sesiones de meditación. Hemos de ser conscientes de que si nos aferramos o rechazamos algo que ha surgido durante la meditación, significa que hemos permitido entrar a nuestro ego. Si una imagen positiva acude a tu mente, obsérvalo y toma conciencia de su presencia. No hay nada malo en que tu mente evoque estas imágenes y pensamientos que no esperabas o que incluso no deseabas. No debemos luchar contra lo que sucede, sino tomar conciencia y observar todo lo que experimentemos.

Déjate llevar
Fluye. Como dice la canción de los Beatles Tomorrow Never Knows, “apaga tu mente, relájate y fluye con la corriente”.

Acéptalo todo
Acepta todos y cada uno de los sentimientos que experimentes durante tu sesión de meditación. Sí, incluso aquéllos que desearías no albergar. Sé consciente de que somos seres humanos, y uno de los efectos secundarios de nuestra condición consiste en que somos imperfectos y cometemos errores. No te sientas frustrado si aparece algo alarmante o aterrador. Observa todo lo que esté al alcance de tu percepción como algo natural y comprensible. Acepta la experiencia y todo lo que ésta te muestre. Aceptar significa optar por ver la perfección y belleza absolutas de la creación. Todo y todos operamos en nuestro propio nivel de conciencia y/o evolución. Todo y todos somos lo que somos actualmente porque esto es lo que tenemos que aprender o des-aprender.

No seas duro contigo mismo
Sé amable y bondadoso contigo mismo. Como seres humanos, siempre hay algo en lo que tenemos que trabajar y mejorar. El proceso que nos conduce a ser quienes queremos ser comienza con aceptarnos a nosotros mismos.
Al abordar un problema, intenta verlo como una oportunidad.
Aborda los problemas no como problemas, sino como retos. Las experiencias y situaciones difíciles a las que nos enfrentamos en nuestra vida pueden constituir oportunidades excelentes para crecer y trascender. Tal vez lo más importante sea no huir de los problemas, ya que resulta imposible escapar de nuestros demonios a la vez que crecemos interiormente. Observa los problemas como posibilidades para crecer a nivel personal.

No te centres en las diferencias
Con una actitud correcta ante la meditación , seremos capaces de extrapolar las lecciones aprendidas durante la meditación y aplicarlas a nuestra vida diaria. Hemos de aceptar el hecho de que siempre existirán diferencias entre nosotros. Si nos centramos en lo que nos divide en lugar de en lo que nos une, nuestro ego se inflará de tal manera que pasaremos de tener pensamientos positivos a tener pensamientos negativos, y nuestro nivel de conciencia bajará y bajará hasta alcanzar estados mentales cada vez más egoístas. La envidia, la culpa, el orgullo, los celos, el odio y la avaricia conducen a un estado emocional negativo. Resulta complicado no compararse con los demás, por lo que acabamos centrándonos en lo que nos diferencia. Sin embargo, hemos de aceptarlo como una parte de nuestra experiencia como seres humanos y trabajar en ello en la medida en que nos resulte posible. Podemos deshacernos de esta perspectiva tan problemática mediante una exploración constante de nuestras actitudes. De esta forma podremos sustituir este arraigado hábito por otros más fructíferos. Centrémonos en nuestras similitudes, en todo aquello que es universal a toda forma de vida.

¿Quién no dispone de un minuto?

Martin Boroson ha ideado un método sencillo y eficaz que facilitará el acceso a un estado interior equilibrado, y solamente nos llevará un minuto: One-Moment Meditation. El vídeo que os mostramos a continuación explica el método y nos propone un ejercicio en tiempo real.
Si quieres comenzar a practicar la meditación pero no encuentras el tiempo o el momento adecuado para hacerlo, este vídeo te explicará cómo meditar en un minuto. Se trata sencillamente de encontrar pequeños momentos que cambien nuestro estado interior; en muy poco tiempo físico podemos pasar fácilmente de un estado alterado a otro equilibrado.


En la sección de terapias alternativas de nuestro directorio podrás encontrar muchos centros dónde podrás aprender y practicar la meditación.

Con la colaboración de Hermes cuidat i aprèn,  mas información: meditación de minuto, introducción a la meditación, el arte de la meditación.

Si te pareció interesante este artículo, te recomendamos

blog comments powered by Disqus

Lista de correos

¿Quieres recibir nuestras ofertas y noticias?

Suscríbete a nuestra lista de correos

Suscríbete al blog

Feed icon 28x28 Rss

© 2013 - 2020 Ifeel maps. Tu guía saludable.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.