Plantas Medicinales ALOE VERA (Aloe barbadensis)

Aloevera1
El Aloe es considerado en muchas culturas una especie de panacea con grandes propiedades medicinales regeneradoras de las piel, además de combatir todo tipo de trastornos digestivos, así como para otros tantos usos como combatir contra la caída del cabello, herpes, acné, picaduras de insectos, ulceras, artritis, reumatismo, etc.”

Por qué usarla: Es una planta esencial para cultivar en nuestro balcón o jardín y utilizar una de sus hojas en cualquier momento y poder hacer siempre uso de ella para los innumerables trastornos que puede combatir: En verano como acción regeneradora de la piel contra los efectos del sol; en invierno para mantener esa piel suave e hidratada contra la sequedad y el frio, a modo de ejemplo y entre otras tantas propiedades.

Historia: El Aloe es una planta autóctona de África, aunque también se pueden encontrar algunas especies parecidas en regiones del Mediterráneo y en India. Su nombre procede del árabe “alloeh”, que quiere decir brillante y amargo, y se refiere al brillo del haz de sus hojas y al sabor amargo de su savia. Ya desde la antigüedad despertó gran entusiasmo como planta curativa y entre sus seguidores se encuentran Nefertiti, Alejandro Magno y Nerón.

Acciones farmacológicas: Astringente / Antiséptico / Antioxidante / Antiinflamatorio / Emoliente / Vulnerario / Hepatoprotector / Aperitivo / Digestivo /

Propiedades medicinales: Actúan a distintos niveles y aunque enumeramos distintas patologías, esta planta está especialmente indicada para tratar los trastornos digestivos, el estreñimiento y los cortes, quemaduras y heridas de la piel.

Obtenemos propiedades diferenciadas del acíbar (o látex de aloe) y del gel de aloe:

El acíbar es un látex amarillento y amargo que se obtiene de la capa que se encuentra inmediatamente después del de la piel de las hojas.

El gel es una especie de la gelatina de color claro que rellena el fondo de las hojas. Se obtiene cortando una hoja y ejerciendo presión sobre la misma. Por lo tanto se puede obtener fresco en cualquier momento si se dispone de una planta de aloe en cultivo propio.

El gel de aloe también se puede adquirir en forma de suplemento, en forma de polvo, que se obtiene al liofilizar las hojas previamente cortadas. La liofilización consiste en extraer el producto de las hojas mediante un proceso de congelación, presentado preparaciones en forma de extractos, polvo seco, capsulas, comprimidos, ungüentos o jugo.



1/ Las propiedades antiinflamatorias y digestivas del aloe se utilizan para combatir trastornos asociados al aparato digestivo:
Acidez gástrica, gastritis y úlcera gástrica.
Colon irritable.
Enfermedad de Crohn. 

Administración en estos casos: Usar gel de aloe en forma de zumo, buscando un producto que contenga un 98% de áloe, sin aloína ni aloe emodina (estos componentes son muy irritantes).
También se puede tomar en forma de comprimidos o gotas antes de las comidas 3 veces al día.

2/Estreñimiento:

Administración en estos casos: Usar el látex de aloe o acíbar en forma de extracto seco (con dosis de 0,03 gr como laxante y 0,1 gr como purgante) o en capsulas (con dosis de 0,3 gr como laxante y 0,5 gr como purgante).

3/Las propiedades antiinflamatorias, astringentes (cicatrizantes), antisépticas, emolientes, vulnerarias ayudan en casos de problemas asociados a la piel:
Cortes, heridas, Quemaduras.
Herpes.
Psoriasis.
Orzuelos.
Anginas.
Eczemas.
Llagas en la boca.
Picaduras de insectos. 

Administración en estos casos: Gel de aloe vera, que facilita la capacidad de regeneración de las células dañadas, aumentando hasta en 8 veces la producción de colágeno natural.



El gel de aloe vera posee propiedades contra los virus y bacterias, forma una capa protectora sobre las heridas que impide el paso de los gérmenes y reduce la inflamación y el dolor. Además por su riqueza en taninos reseca la zona y disminuye las supuraciones.

Las propiedades antiinflamatorias, astringentes, antisépticas y emolientes (hidratantes) favorecen la salud y cuidado de la piel como consecuencia de su desgaste y empobrecimiento:

Para la cara: espinillas, granos, imperfecciones…
Para el cabello: prevención calvicie, aumentar crecimiento, vigorosidad…
Para la depilación: hidratar la piel y regenerarla.
Para las uñas: fortalecimiento, reparación, vigor…
Administración en estos casos: Gel de aloe en forma de zumo, cremas, o diluido en agua como champú natural.

Precauciones: Evitar el contacto con la piel del acíbar o látex de aloe (este es sólo para tratar casos de estreñimiento).

No superar dosis de 1,5 gr de extracto de aloe (gel de aloe), ya que podría resultar muy tóxico e incluso mortal.

No debe ingerirse aloe vera durante el embarazo o la lactancia, ni en el caso de hemorroides ni enfermedades renales. Hay que consultar a un especialista antes de tomar aloe y medicamentos para el corazón de forma simultánea.

Otras especies de áloe utilizadas: Aloe arborescens, aloe ferox, aloe maculata.

Info cedida desde el Blog de Blue Planet

Si te pareció interesante este artículo, te recomendamos

blog comments powered by Disqus

Recomendados

Lista de correos

¿Quieres recibir nuestras ofertas y noticias?

Suscríbete a nuestra lista de correos

Suscríbete al blog

Feed icon 28x28 Rss

© 2013 - 2020 Ifeel maps. Tu guía saludable.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.