Disfrutando de las fiestas navideñas de forma consciente

Navidad reciclada2 640x420
Se acerca fin de año y las fiestas se nos vienen encima.
Celebraciones de navidad, año nuevo, cenas de amigos o de empresa conllevan una preparación que muchas veces hacen perder el horizonte de lo que realmente significa “celebrar en familia o con los amigos” ya que comienza la búsqueda frenética por los regalos, muchas veces impagables, la búsqueda de las mejores decoraciones, los mejores alimentos, lo mejor de todo. Nosotros mismos o la presión social nos dice que menos que perfecto no es aceptable. Tienen que ser los mejores regalos, la mejor comida, incluso el mejor mantel sobre la mesa para que nadie pueda decir que no nos preocupamos lo suficiente por nuestra familia, todo enfocado a un mundo materialista que se consume a sí mismo con su propio consumo, lejos de la felicidad interior e inmaterial que significa estar rodeado de los tuyos.

Si esta Navidad quieres felicidad, basta con reunirse con sus seres queridos y disfrutar, claro que algún gustito y un regalo para los más pequeños o algún detalle hecho por ti mismo se puede hacer, pero siempre y cuando te nazca y no sea una obligación o compromiso, trata de elaborar en casa los manjares, de hacer regalos más artesanales, regala tiempo a tus seres queridos, es un presente muy apreciado y económico, único y de connotación espiritual, con el propósito de entregar nuestro amor navideño a otros desde nuestro amor propio.

Porque no:
Regalar amor y sentimientos positivos: sonrisas, ánimo y cariño
Regalar tiempo y compartir momentos



Uno de los propósitos fundamentales de la navidad es agradecer. El hecho de expresar nuestra gratitud ante nuestros seres queridos y ante la vida misma, es uno de los mejores regalos que podemos hacernos.

La navidad lamentablemente suele regirse sobre todo por las apariencias. ¿Qué casa del barrio tiene más luces y decoraciones puestas para llamar la atención? Si no es la nuestra, vamos a comprar más luces que por favor brillen mucho, tengan música y cambien de color cada 10 segundos. Las grandes vías o ejes urbanos compiten con tanta iluminación y decoraciones, hay que decir que es bonito, y que se han tomado medidas de ahorro energético al respecto, pero parece contradictorio que el derroche energético contra el que luchamos en el día a día se permita a destajo en estas fechas.

En el trabajo o con los amigos se suele comentar qué regalos están en la lista, y se llega a presumir de las cosas que regalarán a su hijo y familiares, etc. Esta también el tradicional amigo invisible o secreto del cual muchas veces no te puedes escapar ya que suele ser un compromiso, al igual que las costosas cenas de fin de año de tu empresa o la de tu pareja, que antes eran costeadas por los jefes, lo cual ya no sucede muy a menudo, todo está enfocado para que tu bolsillo sufra más que lo disfrute, con derroches consumistas que no traen más que una sensación efímera, parecida a la felicidad y que en cambio conllevan altos costos ambientales y sociales.

A la hora de realizar tus compras navideñas ten en cuenta, en la medida de lo posible, las siguientes recomendaciones:
Intenta consumir menos, procura liberarte de necesidades, te sentirás mas tranquilo y tu economía no se verá muy afectada.
Cuando compres lleva tu propia bolsa de tela, así no te llenas de bolsas.
Piensa en el proceso de producción del producto (fabricante, lugar de producción, derechos laborales, materias primas, transporte, residuos, etc.) y plantéate alternativas más sostenibles, económicas, sociales y medioambientales.
Evita multinacionales, grandes cadenas, grandes superficies… acumulan poder y riqueza y promueven en consumo excesivo. Busca pequeños comercios con alternativas y originales
Paga en metálico, evitas comisiones y favoreces al comerciante (un 2% del pago con tarjeta va al banco en concepto de comisión).
Recicla o dona juguetes o ropa, dedica algo de tiempo a participar de forma solidaria en alguna de las campañas que en estas fechas se realizan. A más de uno le sacarás una sonrisa.


• A lo mejor es buen momento para involucrarte o hacerte socia/o de una ONG u organización sin ánimo de lucro y participar en proyectos que cambian el mundo.
Planifica los regalos con antelación y fija un presupuesto antes de salir de compras. Evita las compras de última hora y de desespero (porque no has encontrado nada adecuado). En la duda siempre puedes optar por una cesta de navidad con productos variados, de preferencia de comercio justo o locales. Prueba a hacer tu los regalos con tus propias manos, ya sea con reciclaje o preparando mermeladas aquí te damos ideas.
Elige productos que promuevan valores positivos y evita aquellos que fomenten valores sexistas, violentos, etc.
Sé sostenible, para envolver los regalos puedes recurrir al papel de embalar o al papel de periódico y revistas, incluso telas viejas y embellecerlos con cintas de papel de revistas coloridas, cintas de tela, o incluso las cintas de regalos antiguos. Es mejor para tu bolsillo, mejor para el medio ambiente, e incluso más personalizado. Mira estos que chulos.
 

Aprovecha las oportunidades que te ofrece internet. Hacer compras online puede ahorrarte muchas colas y estrés. Si no te fías de las compras online, entonces siempre puedes usar la red como fuente de información para tus planes. Algunas tiendas ofrecen la opción de hacer el pedido online y recoger y pagar los productos personalmente en la tienda.
• En cuestión de adornos es mejor optar por los accesorios ecológicos y reutilizables, prepara y diseña los tuyas con tu familia, pasarás un buen rato creativo mira qué bonitos estas decoraciones. Evita las tiras de aluminio y espuma de nieve artificial que dificultan el reciclaje del árbol de navidad.
• Si eres de las personas que les gusta enviar una invitación anual a los familiares y amigos, entonces déjalo para el periodo “muerto” entre navidad y año nuevo. Tendrás tiempo y tranquilidad suficiente para preparar las tarjetas y por qué no de crearlas tú mismo, mira estos ejemplos, seguro que los obsequiados estarán doblemente encantados porque tu tarjeta será algo especial y no parte del montón que llega antes de navidad.
Recuerda, la navidad no debería ser un calvario, sino un tiempo de reflexión, de alegría y de pasarlo bien con tus amigos y familiares.
Comida Consciente
Con las navidades llegan las celebraciones y los homenajes culinarios, en estas fechas en las que la comida se convierte en algo familiar, social, divertido, variado y sobre todo muy abundante, por costumbre, realizamos comidas y cenas copiosas, donde a veces, hay más abundancia que variedad y calidad. Te proponemos planear una, ‘comida consciente’, y así poder afrontarlas con más salud, y que esos excesos para el cuerpo no nos pasen mala factura a posteriori.

Existen alternativas para pasar unas fiestas más sostenibles. Con un poco de planificación puedes reducir mucho el estrés y también el impacto de tu navidad en el medio ambiente. Así ahorrarás dinero, emisiones de CO2, y mantendrás tu tranquilidad y tu conciencia ecológica.

Utiliza estas estrategias que pueden ayudarte en tus preparativos alimenticios navideños:

• Procura consumir productos producidos en tu entorno más cercano y apoya al pequeño comercio y las tiendas de barrio, seguro encontrarás productos más frescos y artesanales.
Apuesta por el producto fresco, natural y de temporada. Y si puedes, ecológico.
• Si el tiempo te falta haz la compra por internet o pide una cesta ecológica, te las traen directo a casa. Mira nuestro directorio.
Evita las grasas y excesos dulces, mira estas recetas.
Evita los productos elaborados y sobre-envasados y llévate todo lo que puedas a granel.
• Si quieres introducir carne en tu comida, ¿por qué no sorprendes a tus comensales con carne ecológica? Busca el etiquetado de certificación de tu comunidad autónoma.
¿Un poco de pescado? ¡Ojo! Mejor salvaje que de acuicultura y que haya sido pescado con métodos selectivos. Pregunta a tu pescadero y que te informe.
• ¿Marisco? ¡Cuidado con los langostinos! Su pesca salvaje afecta a otras muchas especies que son descartadas y el de acuicultura devasta los manglares. Evítalo o infórmate bien de su procedencia.
Evita los productos transgénicos en las comidas.
• Si no quieres o puedes cubrir todos los gastos de lo que significa hacer una cena familiar, habla con tus familiares para que cada uno aporte algo, seguro estarán contentos de poder aportar.
Decora la mesa con productos reciclados aquí te damos ideas, y porque no reducir el gasto energético utilizando velas.
• Si la cena navideña será en tu casa, entonces aprovecha de tus invitados para que te ayuden a preparar la casa, servir las copas de bienvenida y mantener los niños bajo control. No eres un mal anfitrión/una mala anfitriona por pedir ayuda a tus amigos/pareja/familiares. Es muy probable que estén feliz de poder contribuir.
• ¡Aaa y, las uvas! No se nos pueden olvidar que hay que empezar bien el año. Pero que sean a granel, no en conservas, y cultivadas lo más cerca posible.

Piensa en otra navidad o modo de enfrentar estas fiestas. Consumir de otra manera es posible y necesario para construir otro modelo de sociedad. Encuentra laternativas de consumo en nuestro directorio.

blog comments powered by Disqus

Lista de correos

¿Quieres recibir nuestras ofertas y noticias?

Suscríbete a nuestra lista de correos

Suscríbete al blog

Feed icon 28x28 Rss

© 2013 - 2018 Ifeel maps. Tu guía saludable.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.