Soy voluntaria… ¿y tú?

Soy voluntario
Ser voluntario es una forma de ser, de estar en el mundo, de vivir. Ser voluntario se dice de la persona, no de un árbol ni de un gato.

¿Qué es por tanto lo que podemos descubrir en el corazón de una persona que hace voluntariado?

En primer lugar, nos deja ver que tiene los pies en la tierra, que es consciente de su ser persona, que forma parte de una sociedad en la que descubre a otras personas como ella, necesitadas de amor y de un mínimo de bienestar material; en segundo lugar, toma conciencia de que sus actos pueden influir de manera positiva o negativa en su entorno y en sí misma, es decir, su manera de vivir no es indiferente.

El valor de la solidaridad.


La solidaridad es un valor que la persona voluntaria descubre en lo más íntimo de su ser, porque entiende que existe una relación con las personas que le rodean. Sin la solidaridad, cada hombre o mujer se encerraría en su pequeño mundo, buscaría su propio bien sin interesarle el de los demás, yendo a su aire y en el fondo iría empequeñeciéndose sin darse cuenta.

La solidaridad se convierte en un principio esencial del desarrollo humano, sin el cual la humanidad no alcanzaría su pleno desarrollo. La solidaridad por tanto se convierte en un deber fundamental de la persona humana.

La solidaridad es una característica de la sociabilidad que inclina al hombre a sentirse unido a sus semejantes y a la cooperación con ellos.

Un valor que nos ayuda a ser una mejor sociedad y que no solamente debe vivirse en casos de desastre y emergencia.



¿Qué implica ser voluntario?

Prácticamente el único requisito para ser voluntario es tener espíritu de servir, tener ganas y querer hacer algo por los demás.
Ser voluntario implica poner por obra unos valores y unas competencias que son requeridas en las actividades de voluntariado, así como una serie de deberes hacia la organización en la que presta la acción voluntaria.
Algunos de los Valores que han de estar presentes en el voluntario hacia los beneficiarios son la generosidad, el respeto, la responsabilidad o el altruismo.

¿Qué aporta ser voluntario?

El voluntario sin darse cuenta es el que sale más beneficiado de toda su actividad. Hace mucho bien a su alrededor, se da, pero recibe mucho más, aprende, entabla nuevas relaciones más humanas, se enriquece como persona al crecer en valores.

Es un proceso interactivo da pero recibe mucho más. Podemos destacar algunos de estos beneficios:

Permite desarrollar la sensibilidad social, mejora la autoestima y perspectiva de la propia vida, el voluntario es protagonista y agente del cambio social, colabora en mejorar la vida en el mundo, tanto por ayudar a personas, familias como a proteger o cuidar el medio ambiente.

“Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito”.
Aristóteles.
..............................................................................................................................................................................................................

Te invitamos a leer nuestros artículos que hablan de la cooperación y solidaridad.

Tejido Social
La cooperación y la solidaridad
Share my dabba
blog comments powered by Disqus

Lista de correos

¿Quieres recibir nuestras ofertas y noticias?

Suscríbete a nuestra lista de correos

Suscríbete al blog

Feed icon 28x28 Rss

© 2013 - 2018 Ifeel maps. Tu guía saludable.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.