La que se ha armado por una colilla

Cigarro1
Mauricio tiene un buen amigo que es un apasionado recolector de setas y cuando comenzaba el otoño nos unimos a una de sus expediciones por Collserola. Como ya sospechábamos por las temperaturas, el otoño sólo había llegado en el calendario y no conseguimos ni un solo ejemplar. Igualmente lo pasamos genial, pero me sorprendió ver que el amigo arrojaba una colilla de cigarrillo (apagada con agua) en ese mismo bosque por el que, amoroso, andaba en cuatro patas para buscar el escurridizo tesoro. A mí lo de escribir se me da aceptablemente bien, pero lo de venir con mi rollo ecológico en forma oral me cuesta más, sobre todo si es alguien a quién acabo de conocer. De todas formas se lo comenté con la mayor delicadeza que tuve a mi alcance, y su sorpresa fue más grande que la mía porque creía que eso tan pequeño se degradaría en poco tiempo sin dejar huella.

Yo no sabía muchos detalles, salvo que cualquier colilla abandonada en el bosque, en la calle o en otro lugar a la intemperie, será inoportunamente bañada por la lluvia, y que toda el agua que bañe su pequeña existencia quedará manchada por químicos muy contaminantes que inoportunamente acabarán en un río y después en el mar… Al saberlo agradeció la información, y se apresuró a recoger su colilla y envolverla en un trozo de papel para deshacerse de ella de la forma correcta. En honor a este amigo anónimo y a todos los amigos anónimos que aún no saben la que se puede armar por una colilla, aquí vienen algunos datos:

  • Los filtros de cigarrillo convencionales están compuestos por fibras de acetato de celulosa, un derivado del petróleo, y pueden tardar hasta 10 años en descomponerse.
  • Los ingredientes tóxicos del tabaco (nicotina, alquitrán y metales pesados como metales pesados como plomo, cianuro, arsénico y cadmio) que han sido capturados por el filtro, se liberan cuando éste entra en contacto con el agua.
  • Se estima que cada año se fuman 5,6 billones de cigarrillos en el mundo y unos 32.000 millones en España (datos de 2008).
  • Entre 2010 y 2012, gracias a la Ley antitabaco, la venta de cigarrillos disminuyó en un 26,23%; sin embargo, esta misma ley es la responsable de que cada vez más fumadores arrojen sus colillas al suelo, porque ha hecho que el lugar por excelencia para fumar sea la calle. Se calcula que la mitad de las colillas no son descartadas debidamente.
  • Según Ocean Conservancy, las colillas son el desperdicio número 1 en las campañas de recogida de basura en playas alrededor del mundo.
  • Según un estudio de la Universidad de San Diego, una colilla en un litro de agua es capaz de matar a peces tanto de agua dulce como de agua salada; según otro estudio de la Universidad de Longwood, una colilla puede contaminar ocho litros de agua al punto de acabar con la vida de la pulga de agua, crustáceo base de la cadena alimenticia en ecosistemas de agua dulce.
  • Muchas colillas de cigarrillos son ingeridas por animales marinos y son causa de muerte por atragantamiento o intoxicación química.
  • Para terminar y como nota curiosa, ¿sabías que España está en el Top-5 de los países fumadores del mundo?


No hablaré de los problemas de salud causados por el cigarrillo a fumadores y acompañantes ni de los incendios que origina, pero si aprovecho para citar algunos datos sobre su producción, que recojo de la página del Ministerio de Salud de Argentina:

  • Gracias a la producción de tabaco, cada año se deforestan unas 2 millones y medio de hectáreas, y se consumen hasta 175 millones de metros cúbicos de madera que son incineradas como parte del proceso de fermentación de las hojas (por cada kilo de tabaco obtenido se necesitan 5,5 kg de madera).
  • El cultivo de tabaco es causa importante de la contaminación del suelo y de las aguas porque requiere el uso de gran cantidad de pesticidas, plaguicidas y fertilizantes.
  • La industria tabacalera ocupa el lugar 18 en la lista de las más contaminantes de los Estados Unidos.
  • Según datos de la OMS, un árbol adulto aporta materia para la producción de sólo 300 cigarrillos.

Vamos, que después de escribir este artículo no me queda más que agradecer que este vicio no me haya atrapado nunca, y pedirte que sí tú te encuentras en sus redes y piensas seguir arrullado por sus vapores, al menos te busques algún cenicero portátil para que sus colillas no acaben rodando por nuestros pies. Bueno, y ya puestos a pedir, podrías fumar un poco menos, ¿no?

¿Eres fumador? 

¿Qué haces con tus colillas cuando estás en la calle?

Recuerda que puedes suscribirte al blog desde el campo que encontrarás en la página principal de La ecocosmopolita, bajo la barra de la cabecera y del lado derecho, y que también puedes seguirme desde Twitter y Facebook.

....................................................................................................................................................................................................................

Post en colaboración con Ive Ramírez  

blog comments powered by Disqus

Lista de correos

¿Quieres recibir nuestras ofertas y noticias?

Suscríbete a nuestra lista de correos

Suscríbete al blog

Feed icon 28x28 Rss

© 2013 - 2018 Ifeel maps. Tu guía saludable.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.