Los inodoros no son basurero

Inodoro no basurero
El post de hoy me lo ha inspirado el reflexionar sobre la cantidad de veces que he visitado casas de amig@s y conocid@s y les hice la infaltable pregunta ¿dónde está el lavabo?, y vi sobre el inodoro la bolsita que contiene las famosas toallitas húmedas, que se venden como sustituto o complemento del papel higiénico tradicional de celulosa en rollos. Se trata de toallitas textiles impregnadas de distintas lociones o productos dermatológicos, con mayores propiedades de "limpieza". Muchas veces, estas toallitas terminan en el inodoro osea, que es utilizado como basurero sin tener en cuenta qué pasa después de tirar de la cisterna. Y es que en el inodoro terminan las toallitas, preservativos, tampones, compresas, bastoncillos de oído, colillas de cigarrillos, restos de alimentos sólidos, pastosos y líquidos, juguetitos, productos de limpieza agresivos y los objetos más insospechados y variopinto que podamos imaginar.

Las toallitas húmedas en el inodoro son la limpieza más sucia.

Las toallitas, pese a decir en su etiqueta que son biodegradables, no se degradan en el agua con la facilidad que lo hace la celulosa del papel higiénico, y al pasar por las bombas y filtros de retención, se deshilachan, se trenzan y acaban obstruyendo, atascando y dañando las maquinarias de saneamiento. Además podemos observar que en su envase junto a las características del producto, se incluyen algunas indicaciones de uso, se dice claramente que son desechables por el inodoro (en ocasiones con un pictograma) y que son aptas para los desagües, pues se desintegran rápidamente al desecharlas, al estar etiquetadas como "biodegradables". Esto es totalmente FALSO, no se desintegran rápidamente, no quiere decir que no sean biodebgradables, sino es que su periodo de degradación es muchísimo más largo y lento que el del papel higiénico. Además como información complementaria, según cada marca, se indica que no hay que olvidar tirar de la cadena del inodoro al utilizarlas, que no se debe usar más de una toallita por descarga de cisterna, que si se dispone de cisterna de doble descarga se debe utilizar siempre la descarga de mayor caudal (cuando deberíamos evitar en lo posible este gasto incensario de agua) y que no se deben tirar a inodoros con trituradora ni a fosas sépticas. En caso de otros modelos de inodoros se indica que se consulte al fabricante del mismo.



Junto a todas las toallitas húmedas higiénicas, existen distintos tipos en el mercado, desmaquillantes de rostro, de uñas, de bebé, también encontramos toallitas desinfectantes ¡para limpiar el propio WC!, para limpiar cristales, superficies de madera, etc, todas ellas con agentes limpiadores y desinfectantes totalmente tóxicos para el medio ambiente.

Por lo tanto, tirar las toallitas húmedas por el inodoro es un auténtico peligro, son el peor enemigo de los sistemas de alcantarillado de las ciudades y un problema muy serio. Al no ser todas biodegradables causan grandísimos atascos en las cañerías no pasan por los filtros y bombas de los sistemas de saneamiento y el resultado puede ser repugnante. Los expertos coinciden en que el 80% de las llamadas que reciben son a causa de las toallitas. La asociación europea de empresas de saneamiento de aguas apunta a que las toallitas, suponen un gasto a las arcas públicas de 500 a mil millones de euros al año "incluyendo la eliminación de estos residuos". El título del documento de toda esta información es bastante gráfico: ¡Los retretes no son una papelera! Los costes, resalta EurEae, los acaban asumiendo los Ayuntamientos y las empresas de abastecimiento, en definitiva, los ciudadanos a través de los impuestos y las tasas municipales. Esta asociación aboga por que los Estados y la Comisión Europea pongan en marcha cambios legislativos y normas técnicas para "prohibir la venta de toallitas húmedas, y productos de aseo personal o sanitarios que se presenten como desechables".

Las empresas de saneamiento de aguas han tenido que crear equipos específicos de técnicos para solucionar los atascos en la red. En Nueva York, por ejemplo, se han gastado 16,5 millones de euros por su culpa, estamos hablando de un problema mundial. Además, como si fuera poco gastar esa enorme cantidad de dinero mal utilizado, está el grave daño que genera al medio ambiente. Toneladas de residuos como este se quedan afortunadamente en las depuradoras, pero en muchas ocasiones pueden acabar en el mar o en el rio, contaminando las aguas y perjudicando al ecosistema y a los peces.




Rastrillo mecánico de una planta de tratamiento de Nueva York llena de restos de toallitas humedas. / karsten morar (nyt)

En Ayuntamientos como el de Valencia ya han tomado medidas. Una normativa prohíbe tirar toallitas al inodoro. Aunque desde la Asociación Española de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas apuntan que la clave está en la conciencia de los ciudadanos.

Soluciones

Una opción evidente para evitar los problemas señalados es disminuir o eliminar el uso de toallitas en todo lo posible, buscando alternativas más sencillas y adecuadas, como lo es el papel higiénico de toda la vida o métodos de limpieza tradicionales y no utilizar el inodoro como basurero al tirar todo lo que se te ocurra.

Coloca en el baño un pequeño cubo de basura con su bolsa de plástico, en el que puedas depositar las toallitas húmedas, higiénicas y cualquier otro objeto o elemento que no debe ir a parar al inodoro.

No tires aceites domésticos por el inodoro, ya que causan atascos en las redes y contaminan el agua. Existen servicios de recogida especiales para este tipo de productos.

Los fármacos, cosméticos y drogas tampoco se deben eliminar por el inodoro, siempre utiliza los contenedores específicos para su apropiada eliminación, los encontrarás en muchas farmacias. Por un lado, aumenta la toxicidad de las aguas residuales, y en cierta medida, del agua ya depurada.

Tan sencillo como eso. Repetimos: el inodoro, el wáter, el WC, no es una papelera ni un cubo de basura. Espero que el tuyo no sea el caso y si lo fuera cambia ese mal hábito lo antes posible.
Prevenir atascos en los desagües, evitar enormes gastos de dinero, facilitar el trabajo de las depuradoras y contaminar menos nuestros ríos y mares está en manos de todos nosotros.
....................................................................................................................................................................................................................
Fuentes:
Un artículo en El País

La sexta
blog comments powered by Disqus

© 2013 - 2020 Ifeel maps. Tu guía saludable.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.