El peligro de las pilas de “botón”

Litio

Tengo un bebé de año y medio y pensé que tenía adaptada mi casa y bajo control todos aquellos posibles rincones que podían traer un peligro a mi curioso hijo, como enchufes, cables, cuchillos, elementos punzantes y pequeños, prevenir la ingesta de imanes etc., tal y como se aconseja en una larga lista de recomendaciones para el cuidado del bebé, pero un día leyendo una historia que ví en Facebook me quedé helada, no había encontrado en esas largas listas de recomendaciones nada que hablase sobre las pilas de litio las conocidas como pilas de “botón”.

Sabemos que uno de los mayores riesgos para los niños es la ingesta accidental de cuerpos extraños, por eso es tan importante no dejar nada pequeño al alcance de los bebés porque seguro que se lo llevan a la boca.

¿Eres consciente de la cantidad de aparatos con pilas que tienes en casa?

Pues yo después de hacerme esta pregunta los revisé todos, espero no haberme dejado alguno por ahí, y créanme son muchos, incluso encontré unas lamparitas de led que contenían estas diminutas pilas de litio en casa, pues las quité y llevé al reciclaje el mismo día del susto que me dió.

Por nombrarles algunos de estos aparatos tenemos: El teléfono móvil, llaveros del coche, el mando a distancia de la televisión, del equipo de música, del dvd, lamparitas led, relojes de todo tipo, juguetes de niños que se iluminan, mueven o generan sonidos, cámaras fotográficas, velas sin llama, cantos de tarjetas de felicitación, etc.Todos estos aparentemente inofensivos y sin embargo, tan peligrosos para nuestros hijos.

La noticia que ví hablaba de los daños que había sufrido un niño al tragarse una pila de este tipo, como todo bebé curioso no tardó en descubrir cómo abrir la tapa "misteriosa" del mando del dvd y se tragó la pila lo que cambió su vida para siempre. Sufrió quemaduras en tráquea, esófago y estómago. Se ha sometido a más de una treintena de intervenciones. Le han tenido que extirpar 5 centímetros de esófago, y sus cuerdas vocales quedaron paralizadas. El pequeño estuvo a punto de morir. Tendrá problemas para comer el resto de su vida, y de momento, no puede hablar. Una grave consecuencia que pudo prevenirse si esos padres hubiesen sabido a tiempo del peligro que les estoy contando hoy.


No existe tratamiento, pero sí prevención. Los padres, en este caso, somos los únicos que podemos evitarlo y es por eso que me urge compartir esta recomendación ya que, así como yo no lo sabía, te puede pasar lo mismo a tí como madre o padre.

La revista Pediatrics publicó un estudio realizado en EE.UU y que analiza casos detectados a lo largo de 20 años. La preocupación surgió sobre todo porque se observó un mayor uso doméstico de pilas de litio de 20 milímetros (un 37,7% se encontraban en mandos a distancia) que son, además, las que producen mayores daños, incluso la muerte. Esto es debido sobre todo a que por su mayor tamaño quedan alojadas en el esófago cuando son deglutidas por el niño, y en menos de dos horas producen quemaduras graves por las reacciones químicas que desencadenan.

Estas pilas contienen mercurio, cinc, óxido de plata, litio, y a veces hidróxido sódico o potásico. Si se abre puede liberar material tóxico y muy corrosivo, que podría ocasionar necrosis de la mucosa donde se aloje al ser ingerida, en la tráquea, en el estómago... Además, pueden producir lesiones por decúbito (la presión contra la piel reduce el riego sanguíneo hacia el área y el tejido afectado muere) o quemaduras eléctricas de bajo voltaje.

Si el bebé o niño se ha tragado una pila de botón en el hospital se suele realizar una extracción endoscópica (se consigue hasta en el 99% de las ocasiones). Los cuerpos extraños pueden localizarse en el tracto digestivo superior cuando son ingeridos accidental o deliberadamente. De los cuerpos extraños ingeridos, 90% pasan al tracto digestivo y 10% al árbol tráqueo bronquial.

Si la pila se encuentra en el estómago o en el intestino, se suelen tomar radiografías para evaluar su progresión. Si permanece en el estómago por más de 36 a 48 horas, se extrae endoscópicamente.

Se han descrito también casos de perforación del tabique nasal por introducción de la pila en la nariz.

Como los síntomas pueden ser en sus inicios muy inespecíficos, sumado a que en la mayoría de los casos no fue presenciada la ingestión de las pilas, puede retrasar el diagnóstico y, por tanto, empeorar el pronóstico. Si vemos o sospechamos que el niño ha tragado una pila de botón hemos de acudir de inmediato al servicio de Urgencias.

El mejor tratamiento es la prevención

Los padres hemos de ser conscientes del riesgo que supone la manipulación de este tipo de aparatos y hacer algo al respecto inmediatamente.

La Asociación española de Pediatría recomienda lo siguiente:

- Mantengan fuera del alcance de los niños las pilas de botón y los objetos que las contienen (mandos a distancia y otros objetos portadores de pilas de botón).

- Vigilen que la tapa de las pilas esté debidamente cerrada y, en caso de que esté estropeada o rota, asegurarse de que quede correctamente cerrada (por ejemplo, con una cinta adhesiva resistente).

- No dejen ninguna pila de botón, incluyendo las usadas y reciclables, sueltas en cualquier superficie.

- No dejen que los niños jueguen con las pilas de botón.

Lo primero es intentar que las pilas no estén al alcance de los más pequeños y asegurarse de que todos los objetos que las contienen no puedan ser abiertos fácilmente.

Los fabricantes de juguetes tendrían que tener en cuenta que las tapas que contienen las pilas de botón debieran tener un mecanismo de apertura que requiera una herramienta (destornillador) o mecanismo (empujar y girar) para que el niño no los pueda abrir fácilmente, afortunadamente cada vez es más común en los juguetes que cumplen la normativa, aunque puede haber pilas pequeñas con riesgo de ser ingeridas por los niños en otros objetos comunes en nuestros hogares.

Siguiendo estos consejos estamos protegiendo a nuestros hijos de graves problemas de salud derivados de la ingesta de las pilas de botón, como quemaduras, perforaciones e incluso la muerte en los casos más graves. Toda precaución es poca a revisar muy bien en tu casa.

Espero sea de utilidad esta información a muchos padres, si conoces a algunos por favor comparte este artículo, y a cuidar a nuestros peques de esta peligrosa pila. 

Info: Bebés y más

blog comments powered by Disqus

Lista de correos

¿Quieres recibir nuestras ofertas y noticias?

Suscríbete a nuestra lista de correos

Suscríbete al blog

Feed icon 28x28 Rss

© 2013 - 2020 Ifeel maps. Tu guía saludable.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.