7 beneficios de tomar más agua que no sabías

Beber agua fresca
Tu cuerpo está compuesto por 60 % de agua aproximadamente, por ello controlar su consumo y pérdida es un tema muy importante
Mantener tu cuerpo bien hidratado te brindará muchos beneficios, pero también será un excelente aliado para prevenir problemas de salud.

Aprendamos ahora 7 razones científicas que nos enseñan que beber agua contribuirá de forma notable con nuestra salud mental y física.

1. Te ayudará a perder peso

Beber diariamente cierta cantidad de agua adelgaza y está comprobado por la ciencia.
El consumo de agua te ayudará a perder esos kilos que no deseas con estos 3 mecanismos:
Reducción del apetito.
Incremento de la quema de calorías.
Disminución automática del consumo de calorías totales.
Beber agua media hora antes de cada comida disminuye la cantidad de calorías totales que ingieres durante el resto del día y aumentará también la pérdida de peso hasta en 44 %, lo que podría traducirse en 2 kilos aproximadamente (1).
La cantidad diaria recomendada de agua es de 2 litros y tomar esa cantidad podrá incrementar la quema de calorías en 96 calorías por día, lo que se ve incrementado si tomas agua fría.

Por otra parte, debes tener conocimiento que cuando tomas medio litro de agua, tu metabolismo también se incrementará en 30 %.
Igualmente, el agua no contiene calorías y varias investigaciones han comprobado que el hecho de tomar agua en lugar de otro tipo de bebidas, como por ejemplo las bebidas gaseosas o azucaradas, logrará que consumas hasta 9 % menos de calorías por día, o lo que es lo mismo, cerca de 200 calorías menos (2).
Asimismo, se ha comprobado que el consumo de bebidas azucaradas antes de una comida incrementará hasta en 7,8 % el consumo de calorías al ser comparada con el agua (3).
Como conclusión, consumir de 1 litro a 1 litro y medio de agua por día causará una disminución notable de peso, reduce el índice de masa corporal y elimina una importante cantidad de grasa abdominal (4).

2. Previene y alivia el estreñimiento

El estreñimiento es un problema digestivo que una gran cantidad de persona padecen silenciosamente y que puede ser muy molesto, hasta podría tener consecuencias negativas en las actividades diarias de las personas.
Pero hay una forma más eficaz y sencilla de evitarlo… ¡tomar agua!
Un consumo insuficiente de agua podría causar deshidratación leve, uno de los factores de riesgo más comunes de estreñimiento (5)
Al beber poca cantidad de líquidos, el intestino grueso absorberá el agua de las deposiciones, incrementando su dureza y dificultando su expulsión.
Según diversas investigaciones, consumir agua con gas es una opción eficaz para combatir el estreñimiento y mejorar los síntomas de la dispepsia, aunque no se conoce si los resultados se deben al dióxido de carbono o a la mayor cantidad de minerales de este tipo de agua (6).
Consumir alimentos ricos en fibra y mantenerte hidratado en todo momento te ayudará a deshacerte del estreñimiento.

3. Mantiene y aumenta tu rendimiento físico

Es muy importante mantenerse hidratados mientras practicas ejercicios.
El agua no te brindará energía como los carbohidratos o las grasas, pero la pérdida de fluidos podría afectar seriamente tu rendimiento físico.
La deshidratación aún cuando sea leve, podría alterar la temperatura de tu cuerpo, provocando fatiga y cansancio, además de disminuir la motivación y dificultar el ejercicio tanto mental como físicamente (7).
Las personas que comienzan a realizar una actividad física o entrenamiento con un déficit de líquidos no tienen el mismo rendimiento que aquellas que se encuentran totalmente hidratadas, sin que importe si el ejercicio es de duración larga o corta (8).
Siempre ten en cuenta que un deportista puede perder hasta un litro y medio de su peso líquidos a través de la sudoración en solo una hora.
Es por este motivo que una hidratación completa antes, durante y después del ejercicio es tan importante.

4. Reduce el riesgo de piedras en el riñón

Las piedras en el riñón, también llamadas litiasis o cálculos renales se forman a partir de restos de minerales encontrados en la orina.
El cuerpo humano tiene sus propios mecanismos para la eliminación de las toxinas del cuerpo y uno de estos mecanismos son los riñones.
Los riñones son dos órganos pequeños cuya función es la expulsión de desechos y agua excedentes fuera de nuestro organismo (9).
Cuando tomamos pocas cantidades de agua, la orina se torna más concentrada y es mucho más fácil que algunos desechos se cristalicen y formen piedras.
Al contrario, un mayor consumo de agua incrementa el volumen de la orina que es filtrada en los riñones y facilita la disolución de las sustancias que pueden formar cálculos, como también favorecer la expulsión de piedras que ya existan.
Con respecto a la evidencia científica que respalda este hecho, hay dos investigaciones que confirman que beber más agua podría disminuir la recurrencia de piedras en el riñón, aunque más estudios son requeridos al respecto (10).


5. Previene dolores de cabeza

El dolor de cabeza es uno de los síntomas más conocidos de la deshidratación.
En un estudio, se observó que el incremento del consumo de agua disminuía la intensidad y el número total de horas de los dolores de cabeza, aunque no la frecuencia de aparición (11).
Otra investigación reveló que beber un litro y medio de agua más al día mejora la calidad de vida de aquellos sujetos propensos a tener dolores de cabeza leves al disminuir de forma notable los síntomas (12).
Sin embargo, el efecto puede variar en cada persona y de la intensidad del color de cabeza.

6. Mejora el rendimiento cognitivo

Usualmente, la pérdida de 1 % de líquido corporal es compensada en un lapso de 24 horas.
Pero si no ocurre esta compensación y se siguen perdiendo fluidos, las funciones físicas y cognitivas se verán afectadas.
La deshidratación leve puede modificar numerosos e importantes aspectos de la función cognitiva como la memoria a corto plazo o concentración a corto plazo en niños, jóvenes y adultos (7).
Y eso no es extraño, ya que el 75 % de tu cerebro está compuesto de agua.
Un estudio llevado a cabo con sujetos masculinos llegó a la conclusión que la deshidratación leve incrementaba la ansiedad y tensión, y al mismo tiempo disminuía la memoria visual y el nivel de alerta (13)
Todavía hay muchos estudios que han probado que el consumo reducido de agua sumado a una leve pérdida de líquidos (deshidratación) perjudica de forma importante las funciones cognitivas (14, 15).
Dicho de otra manera, no solo los alimentos afectan de una forma u otra las funciones del cuerpo; la ingesta de líquidos tiene la misma importancia al momento de garantizar una buena salud.
No tomes riesgos y ten a mano siempre una botella de agua: tomar de vez en cuando aunque no tengas sed puede prevenir una deshidratación leve que lleve a peores consecuencias.

7. Previene y reduce los síntomas de la resaca

La resaca es un grupo de síntomas que son producidos por el excesivo consumo de alcohol, entre los que se incluyen la sequedad de la boca, mucho cansancio y un dolor de cabeza palpitante.

¿Tienes idea por qué sucede esto?

Nuevamente, la deshidratación es detonante de esta cadena de síntomas molestos (no el único): el alcohol es una bebida diurética.
Al ingerir alcohol en grandes cantidades, el volumen de líquidos de tu cuerpo es reducido de forma significativa, ya que el alcohol contribuye a la deshidratación (16).

¿Te sorprende?

Por ello, tomar agua entre copas puede salvarte de una pesada resaca al siguiente día, o más fácil, controla el consumo de alcohol si no deseas que la resaca se adueñe de tu cuerpo.
Si ya es tarde para prevenir la resaca porque esta ya te ha atacado, consume toda el agua que puedas para que recuperes los líquidos que el alcohol te ha hecho perder durante la noche anterior.
Un vaso grande de agua antes de dormir podría ser de mucha ayuda.


¿Cuánta agua al día es recomendable

Realmente, cada persona consume una cantidad distinta de agua en función de su edad, hábitos, salud y condición física entre muchos factores más.
Generalmente, las autoridades sanitarias recomienda consumir por lo menos 2 litros diarios de agua, pero por supuesto puede haber personas que necesiten más.

Un ejemplo, si practicas deportes, obviamente necesitarás mucho más que 2 litros, y por supuesto es igual para las madres lactantes (17).

Pero algo es claro en esto:

Si tienes sed, bebe, y cuando estés saciado, para.
En periodos que realices muchos ejercicios o haga mucho calor, toma suficiente agua para compensar la pérdida de líquidos.
Si tu objetivo es la pérdida de kilos, incrementa el consumo de agua diario y, principalmente, consume agua antes de cada comida: 2 litros al día aproximadamente.
Sin embargo, tampoco abuses del agua, ya que podrías llegar a un estado llamado “hiperhidratación”, en el que tu cuerpo no puede deshacerse de toda el agua que consumes y podría ser mortal.

..................................................................................................................................................................................................................
Este Post es una colaboración de Nutrición sin más.

Imágenes Nutrición sin más

Referencias: (1), (2), (3), (4), (5), (6), (7), (8), (9), (10), (11), (12), (13), (14), (15), (16), (17)
blog comments powered by Disqus

Lista de correos

¿Quieres recibir nuestras ofertas y noticias?

Suscríbete a nuestra lista de correos

Suscríbete al blog

Feed icon 28x28 Rss

© 2013 - 2020 Ifeel maps. Tu guía saludable.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.