7 frases que debes sacar de tu mente para ser más fuerte

Mente fuerte
En ocasiones se escuchan respuestas no muy alentadoras por parte de algunos deportistas: “falta de apoyo”, “no vino mi entrenador”, “yo sólo esperaba calificar”“me lesioné”, “los jueces estuvieron en mi contra”, “no bajé los kilos suficientes”, “me afectó el cambio de horario”, “las federaciones están corruptas”, “a nadie le interesa más que el futbol”.

En ocasiones se escuchan respuestas no muy alentadoras por parte de algunos deportistas: “falta de apoyo”, “no vino mi entrenador”, “yo sólo esperaba calificar”“me lesioné”, “los jueces estuvieron en mi contra”, “no bajé los kilos suficientes”, “me afectó el cambio de horario”, “las federaciones están corruptas”, “a nadie le interesa más que el futbol”.

Entonces, ¿cómo debería ser la respuesta para dejarnos, digamos, si no contentos, conformes?

Esto no solo aplica a deportistas, sino que también a todos los ámbitos personales. ¿Qué dices que no deberías decir? ¿Qué deberías decir que no dices? ¿Qué aceptas que te digan? ¿Cómo impacta lo que se dice en los resultados de cualquier proyecto? 

He recopilado algunas frases que pueden afectar tu bienestar general:

1. “No es justo”

No siempre tenemos la razón, y es importante aprender a aceptar cuando nos equivocamos. Cuando lo dices suenas como un niño que no deja de quejarse.

2. “No es mi culpa”

No formes parte de situaciones en las que puedas salir culpable. Decir "yo no fui" no te aleja de la culpa, más bien te acerca.

3. “Eso no me toca a mí”

Si tuviste la oportunidad de colaborar o de ayudar a un compañero, definitivamente es una muy mala excusa.

4. “Es que necesitaba…”

Si te refieres a lo que no te dieron, a lo que creíste necesitar para cumplir, no lo digas: es que no me diste la información cuando la necesité, me faltó tu aprobación…

5. “Creí que…”

Fallar está más cerca de creer que de saber. Es un lenguaje muy ambiguo y poco asertivo.

6. “Lo intentaré”

Esta frase indica por sí sola tu poca motivación. Aunque, por otro lado, cuando no logras lo que se esperaba, estas expresiones minimizan el impacto de tu derrota según lo indica la Programación Neurolingüística.

7. “Me da pena”

Puedes decir: siento haber fallado, haberme equivocado, no haberme preparado o no estar concentrada.

No culpes a otros. Asume que la responsabilidad es personal y reconoce con sinceridad que no fuiste capaz. Eso provoca simpatía porque cuando alguien sí fue capaz, no existen los peros u objeciones, ¿cierto? 

¡Cuidado! Muchas veces el error no está en perder, sino en lo que se dice antes o después. 

..........................................................................................................................................................................................................................................................


Este Post es una colaboración de Edith Gómez.

blog comments powered by Disqus

Lista de correos

¿Quieres recibir nuestras ofertas y noticias?

Suscríbete a nuestra lista de correos

Suscríbete al blog

Feed icon 28x28 Rss

© 2013 - 2020 Ifeel maps. Tu guía saludable.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.